Malvinas: el cementerio donde las tumbas al fin tienen nombre

Publicado por Jean-Yves le 6 feb. 2018
 

Madres añosas venidas de Chaco o Misiones, hincadas ante tumbas sin nombre con la secreta esperanza de que sea allí donde descansa su hijo caído en Malvinas. Esa imagen repetida durante décadas en el cementerio argentino de Darwin, una de las más tremendas y habituales del legado de la dictadura -muertes agravadas por la incertidumbre que conlleva la imposibilidad de velar un cuerpo-, pronto dejará de existir.

Impulsado por el tesón de un conscripto que estuvo en la guerra y se indignó ante la suerte de sus compañeros de armas, el Estado pronto empezará a saldar una de sus deudas más ominosas: ponerles un nombre a las 121 placas del cementerio donde están enterrados soldados argentinos que por desidia, impericia o cálculos políticos no fueron identificados al finalizar la guerra, y hoy yacen con una inscripción desoladora: “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

Source

3 comentarios Comentarios anteriores

Creo que no hubo ni cálculos políticos, ni desidia. Tal vez si hubo impericia. Se me ocurre que es difícil identificar restos humanos en determinadas circunstancias de un conflicto, como esta Guerra de Malvinas. Me imagino que hay miles y miles de restos humanos no identificados en los conflictos actuales de Siria, Colombia…etc.


Tantas heridas abiertas, desconsoladas, y lamentablemente, casi todo un pais que aun no concientizo


Debe estar conectado para dejar un comentario . Conexión / Inscripción